NOTICIAS

Capitán de Fútbol rápido explica cómo Águilas La Salle se convirtió en el equipo a vencer

El Futbol Rápido es uno de los deportes que más emoción despertarán en los próximos XXVI Juegos Universitarios Lasallistas; es esa mezcla de ver el balón rodar por el pasto y la velocidad propia de una cancha más pequeña lo que despierta el ánimo de los amantes de este deporte. Por eso, uno de los equipos a seguir será el de nuestras Águilas La Salle; hoy buscan la ansiada medalla de oro y terminar con un proceso que ha llevado años volviendo a la senda del triunfo. Una de las "no tan buenas" rachas que pasó el equipo de Futbol Rápido fue la que nos describe su capitán, Emiliano Marrón Guadarrama. En 2017 la mayoría del cuadro base terminó su carrera universitaria y debió dejar al equipo, por ello se avecinaron tiempos difíciles. Aunque en los Juegos Lasallistas rescataron la medalla de bronce, estuvieron muy cerca de descender a la Serie B. Y por si esto fuera poco, se quedaron fuera del torneo nacional de CONADEIP. Fue entonces cuando sintieron que algo debían hacer, que necesitaban un nuevo impulso para sobreponerse a esa situación. Y la clave la consiguieron haciendo valer nuestro Indivisa Manent. Todos los miembros del equipo se reunieron e hicieron el compromiso de que sacrificarían cuerpo y alma para volver a la senda del triunfo.Aunque estuvieron muy cerca del descenso, los jugadores hicieron un compromiso basándose en nuestro Indivisa Manent

Y funcionó. Para la temporada siguiente el panorama fue completamente distinto. En 2018 superaron de manera casi perfecta la primera clasificatoria de CONADEIP. Ya en el torneo nacional de futbol rápido, vencieron al entonces campeón y al subcampeón durante la fase de grupos, lo que les dio pase a la final. Desafortunadamente, ahí nuestras Águilas La Salle cayeron ante la Anáhuac Sur y debieron conformarse con la medalla de plata.El mismo despunte pasó durante los últimos Juegos Lasallistas, donde también avanzaron a la final. De hecho solo faltó un pequeñísimo empujón, pues perdieron ante La Salle Nezahualcóyotl por la mínima diferencia y en tiempo extra. Y aunque no llegaron a la cima, esta experiencia dejó un excelente sabor de boca a los lasallistas. El "Borre", como lo identifican sus compañeros, dice que "es difícil ser un atleta y estudiante pero te enseña ser disciplinado, a trabajar por lo que quieres y que entre más adversidades existen, la satisfacción al lograr tu objetivo es mayor". 


El amor y la familia en Águilas La Salle


Emiliano es uno de los lasallistas con más tiempo en este equipo, ha portado los colores de La Salle por más de seis años, desde su ingreso a la Escuela Preparatoria. Hoy cursa el séptimo semestre de la licenciatura en Derecho, y relata que durante toda su estadía en la selección no ha tenido contrastes tan claros como en esas dos temporadas. Pero más que medallas o trofeos, lo más destacado para él es la familia que encontró en el equipo de Futbol Rápido. "Pasar tanto tiempo con ellos, tomar clases con algunos, entrenar tres días a la semana, viajar a torneos... al final se forma una gran familia y es de las motivaciones más grandes para continuar en el equipo. Algunos de ellos ahora son parte indispensable en mi vida". Él afirma que no cambiaría por nada la decisión de unirse a Águilas La Salle porque "creas experiencias inolvidables y es una parte de lo que la Universidad te puede entregar. No me arrepiento de haber tomado la decisión de entrar a este equipo representativo". Y como lasallistas, "si algo nos caracteriza es que lo que hacemos se debe de hacer con valores y pasión y es algo que siempre intento proyectar. Es importante mostrar nuestros valores y en este caso demostrar que existe el respeto sin importar el resultado o la universidad con la que estamos jugando"